miércoles, 14 de septiembre de 2016

CERRANDO ESTACIÓN.

Se terminó el veranito, y además de golpe, sin anestesia. En la misma semana, y casi de un día para otro, hemos pasado de los 42 grados!!! a los 22 en un pispas.
Hoy tocó limpiar el huerto: recoger las últimas calabazas y retirar las plantas que ya estaban secas. Esas plantas servirán ahora para hacer compot y enriquecer el suelo. Las calabazas servirán para realizar centros de mesa muy otoñales con unas y ricos bizcochos con otras. Las hay de 17 variedades distintas. De momento he empezado con estas...
Cuanto he disfrutado cultivándolas.



Los botecitos de los guisantes. Víctimas ideales para
mis ataques de manualidades.

Las semillas de estas llegaron desde el Líbano y para
ser un lugar donde escasea el agua no parece que estas
estén muy reñidas con ella en vista de cómo se han
puesto. Costó trabajito cogerlas!

Pensando que ya no quedaban por recoger  nada más
que las grandotas del Líbano... y mira cuanta rezagada.

El huerto, con los restos de las plantas ya amontonados.
A alguna plantita le he dado un tiempo extra, aún traen
calabazitas.

viernes, 9 de septiembre de 2016

SINTIENDO EL OTOÑO.

 
Llegó el momento que estaba esperando. El momento de recoger la cosecha de calabazas. Después de un verano tan seco como el que hemos pasado hubo días que pensé que se morirían las plantas. Las calabazas necesitan mucha agua, ya sabéis. Pero han sobrevivido con los riegos esporádicos que les hemos dado. Es emocionante ver como cada una es diferente a la anterior. Y ahora a disfrutar haciendo cajitas.
 









 
 
 








miércoles, 31 de agosto de 2016

DULCE COSECHA.

Hacía días que no venia yo por estos lares. Pero es que el veranito me tiene muy ocupada: baños, paseos, escapadas en moto, el huerto,... Ay mi huerto!!! Me da trabajillos pero tambien muchas satisfacciones. Y está todo tannnnnnnn rico....








viernes, 15 de julio de 2016

CRECIENDO.


Y qué gusto da verlo.Aunque esta semana con amenazas de tormentas y granizos...he estado en un sin vivir. Pero es lo que tiene el campo, en un minuto puedes perder el trabajo de semanas. Bueno de momento toca disfrutar de los progresos de mis plantas. Hubo quien se dio de baja, como una planta de  berenjena, tomateras varias y una planta de pepinos. Pero...la vida en el huerto sigue, pese al calor sofocante y al sol abrasador de estos dos últimos días.  Las calabazas ya se dejan ver y los pepinos también. Alguna sandía ya asoma, aunque muy chiquitas aún. Es una emoción asomarse al huerto.




Antes....

Después...
Ahora.

La primera " porcelaine doll". Aún le
queda mucho por crecer. Será de color
rosa.

Las plantas de las calabazas del peregrino ya han co-
gido el enrejado que les puse.


jueves, 16 de junio de 2016

CAJITAS PARA BEBÉS.

Son las últimas que hago, lo prometo. Creo que al final he pintado 15 cajas, algunas he puesto por aquí, otras no. Estas son para unos bebés. Me servirán a modo de contenedores de lo que será el regalo en si. Una ya está preparada para entregar. Ya sé...muy clasicorra, azúl para el niño y rosita para la niña. Pues si. Me gustan ciertos colores y ciertos tipos de ropa para según que edad. Y cuando tienen apenas meses soy muy clasicona. Qué le voy a hacer...cuestión de gustos.








sábado, 11 de junio de 2016

NO PUEDO EVITARLO.

Y es que me apasiona hacer fotos. No es que tenga yo grandes conocimientos de fotografía (ni grandes ni pequeños para ser sinceras), pero me encanta hacer fotos. Hago fotos a todo: A lo que se mueve, a lo que no. A lo que se come, a lo que no. A los antes, a los después..., incluso a los durante. Ya no tengo mi cámara Nikon pero con el móvil mato ese gusanillo y nada puede escapar.

Cuando andas de limpieza de almacén suele haber mucho trasto, es natural. He encontrado tantas cosas que entre que pintaré unas y restauraré otras...tendré todos mis ratos libres de este verano ocupados.  También encontré cosas viejas con ese encanto que tienen las cosas vividas. Como estas viejas botas militares de Juan, que sabrá Dios la de peripecias que habrán vivido. Estoy pensando en imprimir la foto a tamaño XXXL, hasta cuantas X llegan?? Mu grande vaya!!!  Pero no se cuál elegir.







martes, 7 de junio de 2016

HOME SWEET HOME.

En la finca no paramos, hay faenas miles: segar, sembrar, regar,... Pero yo encuentro tiempo entre todas las tareas para mis enredos. Esta casita para pájaros llevaba tanto tiempo colgando del tronco del pino piñonero que la cuerda azul se ha quedado incrustada en el árbol y ya es imposible sacarla. La cuerda quiero decir. La casita cambió de ubicación después de una mano de pintura. Ahora está en el camino de entrada que lleva a la  casa pequeña. Camino por cierto al que le he cambiado un poco el aspecto, ya os enseñaré el antes y el después otro día. Estuve de ingeniera de caminos hace dos mañanas.
 



Ni siquiera estaba bien colgada la pobre.

Este es el tronco de un ciprés que se nos secó. Estuvo en
la hoguera donde quemamos los restos de podas y demás.
El pobre se quemó a medias, menos mal porque ahora
vuelve a "tener vida".

Espero que tenga pronto inquilinos.

 




En esta foto podéis ver el porche de la casita pequeña. Esta casa es la original de la finca, en su día los abuelos de Juan vivían en ella. Nosotros la usamos para guardar utensilios de la huerta y trastos. Además es el lugar donde yo encuentro cachivaches miles que sirven de conejillos de indias a mis enredos.  He puesto en esta sombrita del porche  esa antigua puerta que en su día encontramos tirada en el campo. Para esa puerta también tengo algo en mente, pero ya llegará su hora. De momento la he colocado sobre dos burrillas de esas que utilizan los albañiles y me sirve de mesa para mis experimentos. Os enseñaré lo que salga de las maderas que tengo sobre "la mesa". Os diré que la cosa va de pájaros también. Esta mañana después de sembrar unos calabacines me he puesto a serrarlas. Tengo la suerte de encontrar en el almacen casi cualquier cosa que necesite. Es la parte buena que tiene el que Juan no tira nada, todo lo guarda. Y a mi me apasiona crear cosas nuevas de cosas viejas.
 
También tengo sobre la mesa el último de mis semilleros de calabazas, pero no quiero pasarlas al terreno porque con 40º C. que se esperan para estos días sacarlas sería como suicidarlas. Las que ya he plantado en el terreno me tienen en un sin vivir, esta mañana a las 7 ya estaba yo regándolas, una a una, que aún no hemos instalado el riego por goteo. Por cierto, otra tarea pendiente. Ya os digo, un sin parar es esto.
 
 Saludos y no paséis mucho calor.